Ir al contenido principal

Como la nieve

Singularmente, parece que estamos hechos el uno para el otro.
Separados, somos matices oscuros, el resultado de la mezcla de colores en una inconveniente combinación que, sin mas ni menos, nos permiten lo que parecería brillar en cualquier ambiente y no ser mas que un poco de todo. Pero tan solo un poco. Nuestros defectos nos abruman y nuestros tonos un poco apagados nos hacen lucir como sombras vivaces.
Juntos, sin embargo, somos perfectamente compatibles, no es que seamos una vistosa y deslumbrante gama, pero nuestros colores nos hacen relucir. No somos rojo, carmesí, guinda o alguna representación violenta; somos lo que somos y -en contra de toda lógica- nuestros oscuros matices forman blanco, un blanco lleno de colores, un blanco vivaz.
Somos blanco, blanco como la nieve, y no se que más pueda decir.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Poema XV" de Pablo Neruda

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza :
déjame que me calle con el silencio tuyo.Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.